Detalle del desfaldado antes de empezar

Para confeccionar nuestra confiamos en el taller de Quercur Leathercraft, ubicado Lugo, con sello de Artesanía de Galicia, Taller artesano registrado nº 975 y representante gallego a los premios nacionales de artesanía 2016.
En la funda de este cuchillo buscamos una línea sencilla, aguda, siguiendo la estética limpia del cuchillo, con un cosido en rojo con hilo de polyester y colgador.
El motivo de elegir el colgador es que recordara a la estética más clásica de los aficionados al bushcraft, optando por este complemento en la funda para poder tener mayor libertad de movimientos, sin la que la funda supusiera un impedimento a la hora de acomodarse en diferentes posiciones, llevar mochila o bandolera o simplemente entrar y salir de vehículos.

Detalle del acabado interior y exterior en negro.

En su confección optamos por un desfaldado de piel de vacuno en curtición vegetal (acacia y quebracho) procedente de curtiduría tradicional española, en 3,5mm-4mm de grosor, con teñido DD (drum dyed) teñida en tambor para que el tinte penetrara en todo el cuerpo de la piel y así evitar que una única capa de tinte superficial pudiera verse afectada por arañazos o el desgaste del tiempo.
Así mismo y por motivos estéticos preferimos que la parte interior de la piel también estuviera acabada y lacada en negro, consiguiendo así una funda con un color general más homogéneo.

 

Una vez cortadas las piezas del cuerpo preparamos la piel para la costilla de la funda, que es la parte lateral sobre la que se cose y que se coloca para preservar el cosido del filo. En este punto cepillamos la flor de la piel para conseguir la mayor capacidad adhesiva de la cola de contacto.


El siguiente paso será preparar los cantos para bruñirlos y redondearlos, paso para el que empleamos el “matacantos” una herramienta que redondeada por corte el canto provocado por el corte, preparando así los perfiles para el bruñido manual por fricción con nylon.
Es este punto nos ayudamos de un jaboncillo aplicado a todo el perfil para conseguir la mejor compactación de las fibras de la piel.

Una vez bruñidos los cantos los teñimos a mano con una tinta a la cera en color negro, preservando así el color del canto y manteniendo su bruñido el mayor tiempo posible.

Antes de prepararnos para coser las fundas preparamos las trabillas para las que usaremos como piquete, una pieza de acero inoxidable soldado, sólido y duradero.


Completados estos, lo siguiente que hacemos es rebajar el perfil de la funda con gubia. Este paso es muy importante para evitar que la piel se rompa al doblarse y además resulte más estilizada.


Realizado esto pegamos la pieza y hacemos el canal de costura, de esta manera ira recta y sobre todo, hundida en el cuero evitando roces al hilo y salvaguardando su integridad.


Cosemos las fundas a máquina con hilo de polyester rojo, y posteriormente las lacamos con resina hidrófuga y las volvemos a engrasar con cera de abeja.


El último paso es el acabado de los cantos consistente en lijarlos e igualarlos, matacantearlos, bruñirlos y teñirlos, de nuevo, con tinta a la cera negra.


Las revisamos una a una, y ya están listas para enfundar en ellas los ParaKnife.
 
Artesanía española con el sello de calidad de Quercur Leathercraft.
www.quercur.com